dijous, 26 de maig de 2016

Mundo subterráneo, la tiniebla que asciende



La expresión "al caer la noche" es profundamente desafortunada. La noche asciende. Solo hay que sentarse a mirar como funciona el atardecer. Durante unos minutos es evidente: en el cielo persiste la luz, malva y rosada, mientras que la tiniebla asciende como si brotase de la tierra. Me pregunto porqué se usan ese tipo de expresiones en literatura, frases tópicas y aburridas pero además falsas. ¿Es que acaso el escritor no es un observador de la realidad un poco más agudo que los demás?

Pues eso: quizás porqué la noche asciende, y de eso se dio cuenta el hombre de la cavernas, nuestro antepasado caníbal, la humanidad siempre ha sospechado que debajo de los pies hay un mundo de oscuridad acechando, esperando el momento de manifestarse para luego arrastrarnos hacia las profundidades. Eso funciona como una magnífica metáfora de la vida y la muerte, y es por eso que la literatura gótica siempre será nuestra mejor literatura.

En la obra de Lovecraft, el horror asciende des de debajo del suelo ("El modelo de Pickman") o des del fondo del mar ("La sombra sobre Innsmouth") aunque a veces también se precipita des de la oscuridad cósmica que es el cielo, engañosamente azul en la mitad soleada del planeta ("El color que cayó del cielo"). Para el escritor del horror pesimista somos un débil punto de luz, una penosa bombilla agónica enmedio de la oscuridad elemental. Tinieblas por arriba, una esfera de negrura por debajo. Lo tenemos mal.

A lo largo de los siglos, cuevas, abismos, grietas y cráteres de volcanes han sugerido al hombre la posibilidad de conectar con el mundo interior. La teoría de la tierra hueca es contemporánea y circula con buena salud. Consulten ustedes en Google y se darán cuenta de ello. El ejército alemán de la época nazi invirtió grandes cantidades de dinero investigando las posibilidades militares de un mundo hueco. No consiguieron buenos resultados, pero eso no demuestra que fuese un error. Los avistamientos de agujeros insondables en los polos magnéticos son del siglo XX, y empezaron justo en el inicio de la aventura aeronáutica. Uno podría pensar que los aviones se inventaron para descubrir los agujeros planetarios, igual coma la fotografía se inventó para retratar ectoplasmas y la grabación del sonido para atrapar las voces de los muertos. La bibliografía y los hechos están ahí. Que cada cual saque sus conclusiones.

"Mundo subterráneo" es un libro fantástico que trata de esto y de mucho más -como suele decirse- a través de un abanico de textos cuidados con esmero, y con unas ilustraciones que justifican la edición por si solas. Des de los maravillosos grabados del "Mundus subterraneus" del jesuita Atanasio Kircher (s.XVII) hasta todo el elenco de imágenes extraídas de las ediciones de Julio Verne, y de un sinfín de novelas y textos extraños. 

"Mundo subterráneo" es otra de esas obras bellas y raras a las que nos empieza a tener acostumbrados la Editorial La Felguera. ¿Qué sería de mi sin La Felguera? Esta editorial madrileña, bastante reciente, es el mejor ejemplo vivo de la pasión por la edición, por ofrecer al lector inquieto textos que le inquieten un poco más, por sugerir, por construir libros que son objeto de culto. Forma y contenido en un matrimonio perfecto, una alquímia rara.

Hay que mencionar el trabajo estético y de imagen de La Felguera, que rescata y reconstruye textos fronterizos con una sensibilidad especial, delicada y espeluznante. El catálogo de La Felguera es, posiblemente, el mejor catálogo actual de literatura de los márgenes. La gente de La Felguera, además, resuelve con sobresaliente el árduo (y aburrido) asunto de la literatura "de género" y todo el embrollo de las etiquetas: cuando un texto es bello, horripilante y fascinante... ¿qué importa el género literario al que pertenezca?

Hay que hacer un hincapié especial en el tratamiento que le ha dado a la estética del fanzine hasta convertirlo en obra de arte sobre papel encuadernado. El aparato propagandístico de la editorial, con sus juegos sobre sociedades secretas de editores y lectores, el agente provocador, la rareza, la belleza del mosntruo, es el resultado de una apuesta calculada y a la vez inspirada que no suele encontrarse en un mundo poseído por la baratija, el cálculo cuantitativo y la especulación con la basura.

Consulten el catálogo de esa editorial que va camino de convertirse en leyenda oscura y juzguen por ustedes mismos, que ya son mayorcitos.

A veces, de las entrañas de la tierra asciende la luz. Aunque sea una luz monstruosa. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada